Vuelta al cole: 7 consejos para no gastar demasiado en material escolar

Vuelta al cole: 7 consejos para no gastar demasiado en material escolar

Comienza febrero y con él llega ese gasto casi inevitable para los padres: el material escolar. Al fin y al cabo, además de lo que los colegios sugieren a los padres que compren, habrá que cambiar al menos los cuadernos, que es cuando los niños o adolescentes no hacen una lista de lo que quieren llevar a clase. Pero no desesperes: es posible no gastar mucho dinero en material escolar. Sólo tienes que seguir nuestros 7 consejos:

1. reutilizar siempre que sea posible

El primer consejo es mirar lo que ya tenemos para no tener que comprar nada nuevo. Empieza con cosas pequeñas como bolígrafos, gomas y lápices. Mira a ver si no has ganado algo en el trabajo y no lo estás utilizando, porque entonces puedes dárselo a tus hijos, lo que ya generará un ahorro. ¿Uniforme escolar rasgado? ¿No es más barato arreglar que comprar uno nuevo? Si el lugar es discreto, nadie se dará cuenta, y tu hijo no tendrá que tener miedo de avergonzarse.

Busca también libros de segunda mano. Si no tienes un hijo mayor que vaya a dejar una herencia al pequeño, habla directamente con las madres y padres de niños y adolescentes de una serie superior a la de tu hijo. Es posible que encuentres a alguien que te ayude y esté dispuesto a regalar libros viejos. Reutilizar es la palabra clave aquí, así que aunque tengas que desempolvar cosas viejas y dar una para usar otras nuevas -como sería el caso de las maletas- hazlo, porque valdrá la pena cuando cierres las cuentas a final de mes.

2. utilizar el bricolaje en beneficio propio

El famoso «Do It Yourself» -o «DIY»- también puede ser un gran aliado en la economía del material escolar. Esto se debe a que tomas algo viejo y lo conviertes en algo nuevo sin tener que gastar dinero en ello. Digamos, por ejemplo, que tienes un cuaderno que realmente se ha usado muy poco. ¿Qué tal si sacas las páginas escritas para que tu hijo o hija use el resto? «¡Ah, pero eso no lo querrán!», debes estar pensando. Pero ahí es donde entra el salto del gato: el decoupage. Esta técnica permite utilizar dibujos, recortes y fotografías para dar una nueva cara a los objetos. De este modo, tu hijo o hija podrá elegir el tema que quiera para la portada del cuaderno, lo que hará que el resultado final sea muy elegante.

3. buscar mucho antes de comprar

Esta es una regla básica incluso para comprar en el mercado, pero de todos modos no cuesta nada recordarlo: busca mucho antes de comprar. A veces nos alejamos buscando una tienda más grande y con más variedad, cuando en realidad la papelería de casa tenía las mismas cosas y era más considerada. No tengas reparo en buscar en internet e incluso llamar, si es necesario, para saber el precio de cada cosa. Sólo así podrás estar seguro de que gastas poco en la compra de material escolar.

4. si es necesario, negociar

No a todo el mundo le gusta pedir un descuento, lo cual es comprensible, ya que nos han educado para creer que eso es cosa de la mano de la vaca, y nadie quiere parecer una muquirana delante de un vendedor. Pues que encuentren lo que quieren, porque el que no pregunta no tiene descuento. Te sorprendería saber cuánto puedes ahorrar sólo cambiando tu forma de pagar o siendo un poco insistente. Merece la pena probarlo.

5. reunirse con otros padres y comprar al por mayor

¡No es posible que sólo tú te preocupes por ahorrar en material escolar! Hable con los padres que ya conoce y sugiera la compra de material al por mayor para sus hijos. El valor puede bajar a más de la mitad si compras varios artículos a la vez. Esto es especialmente cierto para los accesorios que permanecen en los estuches, como lápices, gomas de borrar, sacapuntas, bolígrafos, pegamento y tijeras. Luego sólo hay que dividir el valor entre todos los padres con los que todos están contentos.

6. Cogite comprar parte del material más tarde

Algunos artículos son más caros en enero y febrero precisamente porque hay mucha demanda. Por lo tanto, piensa si es realmente necesario comprar todo el material escolar en este momento. Al fin y al cabo, si se espera un poco más el valor puede ser más considerado. Las agendas, por ejemplo, no siempre son tan imprescindibles al principio del semestre, ya que los exámenes y trabajos comienzan más tarde, por lo que es un buen artículo para dejar de comprar más adelante y ahorrar dinero.

7. si va a llevar a su hijo de compras, hable con él primero

Por último, pero no por ello menos importante, habla con tu hijo antes de salir a comprar el material escolar, sobre todo si tu idea es llevarlo contigo. Por supuesto, es estupendo que tu hijo pueda opinar sobre lo que quiere o no quiere, para evitar cualquier tipo de frustración, pero tienes que dejar claro que hay cosas a las que hay que renunciar por otras. Intenta salir de casa con un presupuesto cerrado -o una hoja de gastos elaborada- y si el niño o adolescente quiere algo más caro ya sabrá que, para ello, habrá que elegir algunos artículos más baratos para compensar. Con el diálogo y dejando todo dispuesto de antemano, la compra de material escolar apenas representará un momento de estrés en tu vida.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de privacidad

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar